Gruta de las Maravillas

Patrimonio de Ibdes

Cuando a principios del siglo XX descubrieron la Gruta de Ibdes, la bautizaron como gruta de “Las Maravillas”, porque maravillosa les debió parecer a las primeras personas que la vieron.

Se trata de una formación rocosa, que consta de dos galerías: una de unos 15m. de longitud y la otra de unos 46m. Estas formaciones rocosas reciben el nombre de endokarst y se forman a partir de depósitos calcáreos y mediante la disolución y precipitación de carbono cálcico.

La Gruta de Ibdes se enmarca en los depósitos Cuaternarios de la zona, esto es, unos 50.000 años. Se formó en sedimentos dejados por el río Mesa. Estos sedimentos son carbonatos, una sal que en principio es poco soluble, pero en contacto con aguas con CO2 disuelto, como son las aguas de lluvia, se transforma en bicarbonato cálcico, que sí es muy soluble. La circulación de agua, tanto subterránea como superficial, va creando cavidades en el interior de los macizos kársticos.

Para que se formen las estalactitas y estalagmitas en el interior de la cueva, tiene que ocurrir una serie de procesos químicos complicados, que básicamente consisten en la disolución del carbonato cálcico. El agua que lo ha disuelto circula por las grietas y cavidades de la roca y cuando llega a una zona donde las condiciones de temperatura y presión son las adecuadas, precipita la sal que lleva disuelta. Al depositarse la sal en el techo de la cavidad, las formas que se generan se llaman estalactitas, y cuando lo hacen en el suelo, se llaman estalagmitas.

Todo un mundo que la persistencia del agua, la piedra y el tiempo han ido conformando para que la imaginación humana, pueda sentir la dimensión exacta de la naturaleza.

Gruta de las Maravillas
Galería de imágenes

Iglesia de San Miguel

La Iglesia Mayor Parroquial De San Miguel Arcángel, se encuentra situada en una loma donde se levanta a modo de guardián protector de todo el casco urbano del pueblo.

Historia: Durante los primeros siglos de nuestra era fue una fortaleza romana, del siglo VIII al XII se convirtió en una mezquita árabe y del siglo XIV al XVI fue castillo. La Iglesia actual fue construida sobre las ruinas del mencionado castillo medieval que destruyera Pedro I el Cruel, rey de Castilla, allá por la mitad del siglo XIV, durante la confrontación bélica habida entre los reinos de Aragón y de Castilla. Se atribuye su obra al arquitecto Juan Marión, el maestro de obras fue Martín Camacho y el cantero que suministró la piedra y ladrillo Rodrigo Marrón. Se inició su construcción en 1517 y se acabó en 1526. La iglesia es semejante a las parroquias de Daroca, Fuentes de Ebro o Longares.

Exterior: Construida en una loma de terruño, sobre el solar que ocupaba el antiguo castillo, destaca como hemos dicho, por encima de todo el caserío del pueblo, con su bello color de piedra rojiza. Todavía conserva parte de su primera muralla, fosos y la torre (su parte más antigua) sobre la que hoy se asienta el campanario. Estos serían los restos de la citada fortaleza romana y posteriormente del castillo. Restaurada recientemente por la Diputación de Aragón, se ha hecho incidencia en la reparación del campanario, tejado, ventanas y contrafuertes. Destaca la bella arquería que remata la misma y los elementos renacentistas de su portada, lo que la convierte en una de las más hermosas iglesias de la cuenca del Jalón.

Sabías que:

El campanario de la iglesia tiene 3 campanas y que sus nombres son: Santa María de Fátima, Santa María de la Asunción y Santa María de San Daniel.

Interior: El interior es de estilo gótico, fastuoso y consta de tres naves las cuales están separadas por grandes y esbeltos pilares baquetonados y sus bóvedas son de crucería. De suelo de tarima en toda la iglesia salvo el del altar que es de mármol.

Los Retablos de su interior son su mayor tesoro. Entre los muchos tesoros que aún posee, sobresale entre todos el retablo de tipo catedralicio del altar mayor dedicado a San Miguel Arcángel y colocado sobre ábside poligonal, atribuido a los escultores Pedro Moreto y Juan de Salamanca.

patrimonio-Ibdes-4

El retablo Mayor se realizó a imagen del de la iglesia de San Miguel de los Navarros de Zaragoza. La obra se encarga el 13 de agosto de 1555 a los discípulos de Formet, los escultores Pietro Morone y Juan Martínez de Salamanca.
En 1556 Pedro Moreto fallece antes de terminar la obra, continuándola su compañero, Juan Martínez de Salamanca, de ahí que sean diferentes las hornacinas al lado del sagrario, siendo mas pequeñas las figuras de los relieves del lado izquierdo que las del derecho. En 1557 el retablo es finalizado y colocado en su ubicación actual y al año siguiente el retablo es pintado y dorado por los pintores Pedro Morón y Juan Catalán.
El retablo con San Miguel Arcángel en el centro del mismo es una obra renacentista en madera tallada. Las tablas que lo componen representan escenas del Antiguo Testamento y de la Vida y Pasión de Cristo. A los dos lados del mismo hay dos esculturas que representan a San Bernardo y San Benito y que fueron traídas del Monasterio de Piedra. Las grandes puertas de sargas que cierran el retablo están pintadas copiando el Juicio final de la Capilla Sixtina.

Galería de imágenes

La Paradera

Galería de imágenes